¿Qué es esto?

Hace ya un tiempo vi una película británica en que un viejo y gordinflón profesor, con una cuestionable metodología, trataba de despertar en sus alumnos un amor incondicional por la literatura: “The best moments in reading” decía “are when you come across something – a thought, a feeling, a way of looking at things – that you’d thought special, particular to you. And here it is, set down by someone else, a person you’ve never met, maybe even someone long dead. And it’s as if a hand has come out, and taken yours“.

458012_10151738694290495_1337885236_o1.jpg_effected

En cierta medida, de eso mismo va esta colección de citas, fragmentos que bailan e interactúan entre sí y con las imágenes. Se trata de momentos, de instantes, de fogonazos de paz, únicamente disponibles para los ojos atentos y las mentes abiertas. La literatura combinada con las artes plásticas, lo breve como envase de lo magnífico. La cita literaria como captura de lo esencial, como auténtico espejo de todas las almas humanas.

Supongo que no he leído lo suficiente como para cerrar cada día con una nueva entrada; pero, a la vez, me imagino que he disfrutado lo suficiente de ello como para compartir con vosotros unas cuantas. Allá están, subrayadas por el lápiz, agitado en el trasiego del suburbano, en la inquietud del tiempo que corre por las venas. Líneas de lápiz. Aquí están, plasmadas, eternas antes ya de este particular homenaje, perennes, resguardadas en la memoria de los lectores fieles, en sus corazones inquietos, en esas sonrisas leves y fugaces que nos contagia su lectura.